Lunes, 13 Noviembre 2017 00:00

Consecomercio teme que empresas adelanten vacaciones colectivas por galopante inflación y fiscalizaciones

 
Valora este artículo
(1 Voto)
La dirigente empresarial explicó que vender en diciembre “no les garantiza (a los empresarios) que el monto de la venta les permita reponer inventarios en enero” La dirigente empresarial explicó que vender en diciembre “no les garantiza (a los empresarios) que el monto de la venta les permita reponer inventarios en enero” FOTO ARCHIVO

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Mobiliario de tienda en venta”, decía un cartel en la vitrina de la tienda Graffiti, en el Orinokia Mall, hace un par de semanas. Días después, el comercio cerró sus puertas. Al lado, la tienda de computación y papelería Compumall, que aguantó severas fiscalizaciones en los últimos años, también bajó su santamaría. La tienda de ropa para niños, EPK, justo al frente, tampoco está abierta al público y sus vitrinas y logos fueron cubiertos con papel.

La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui, manifestó que empresarios del sector terciario evalúan dar vacaciones colectivas por miedo a la galopante inflación que sufre el país y las fiscalizaciones oficiales, en las que el gobierno obliga a vender por debajo de los precios de costo.

“El comercio teme que el gobierno, en medio de un show, los obligue a vender a pérdida y a cerrar definitivamente, a descapitalizarlos”, informó.

Los cierres por la temporada decembrina no se limitan a actividades de baja operación en los meses finales del año, sino “de rubros que se vendían con mucha fuerza en diciembre, expendios de ropa, zapatos, licores, evalúan cerrar porque no creen soportar vender el producto en diciembre y reponer a finales de enero o febrero (…) Vender en diciembre no les garantiza que el monto de la venta les permita reponer inventarios en enero”.

La dirigente empresarial sostuvo que el problema que afecta al sector comercio ya no es de inventarios. “El problema es que la gente no tiene con qué comprar, no tiene dinero”, aseguró.

El ingreso mínimo integral se ubica desde noviembre en Bs. 456.507, que resultan de la suma del salario mínimo y el bono de alimentación, pero la canasta alimentaria se ubicó en 2,6 millones de bolívares en septiembre, el equivalente a casi seis salarios mínimos.

El peso de los alimentos en el presupuesto familiar deja nulo margen para la adquisición de otros artículos, cuyos precios varían en la mayoría de los casos en función del dólar paralelo. El contexto inserta a Venezuela en hiperinflación a partir de octubre, destacó recientemente la Asamblea Nacional, a propósito de la variación anual acumulada de la inflación de 825,7%. La proyección al cierre del 2017 apunta a 1.400%.

“Más que escasez y desabastecimiento, el grave problema ahora es la pérdida del poder adquisitivo del venezolano. El cierre de año ya no es aquel diciembre en el que acostumbrábamos a hablar de meses de recuperación. ¿Cómo se puede ver un fin de año si un venezolano promedio no llega ni a 400 mil bolívares de aguinaldo?”, resaltó Uzcátegui.

Más regulación en puertas

El presidente de la República, Nicolás Maduro, informó una vez más que esta semana anunciará los 50 rubros prioritarios que serán regulados, luego de una serie de reuniones con sectores productivos. La presidenta de Consecomercio aseguró, al respecto, que el Ejecutivo sigue en un plan errático al mantener controles que, se ha comprobado, han fracasado.

“En un esquema hiperinflacionario es absurdo pensar que vas a poder controlar los precios. La única forma de controlar los precios es corregir el origen, que radica en un desorden fiscal exagerado”, dijo.

Uzcátegui cuestionó la introducción de bolívares al torrente financiero sin respaldo. “Continúa la emisión de dinero inorgánico, el gasto público es exagerado y sigue disminuyendo la producción. El petróleo, que es nuestra principal fuente de ingresos, está sufriendo la caída más fuerte en los últimos 29 años”.

“No es sorpresa tampoco hablar de las condiciones en que están las empresas básicas de Guayana. Soy funerario y no hay láminas para construir los ataúdes. Sidor no está produciendo láminas. Las reservas internacionales están cada día más abajo, no podemos seguir con un control de cambio que los mismos adeptos al gobierno reconocen que no sirve para nada y está a punto de cumplir 15 años. No es real el dólar a 10 (bolívares) pero tampoco el dólar paralelo (…). Hay que corregir el origen del problema”, insistió.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Economistas consideran imposible reestructuración de la deuda por creciente debacle económica

barra 4naranja220

Alza en artículos de limpieza impulsa canasta básica familiar a Bs. 3,9 millones

barra 4naranja220

Econométrica: Baja en recaudación fiscal avizora mayor financiamiento monetario del BCV

barra 4naranja220

 

La dirigente empresarial reiteró que en Venezuela no se pueden fijar precios, pues a falta de entrega de divisas preferenciales la economía está regida por el dólar paralelo. “Nuestra economía está regida por el paralelo, amanecemos con un dólar paralelo y terminamos con otro, no hay otra forma de acceso a divisas”, explicó.

En este contexto, indicó que las regulaciones de precios significan la desaparición de los productos. “No puedes obligar al productor a vender a pérdida. Si compras un lápiz a 10 bolívares, según la Ley de Precios Justos, debes venderlo a 13 bolívares y resulta que cuando llamas para sustituirlo, el lápiz cuesta Bs. 40 y si a eso le sumas que mientras hablas por teléfono, el presidente Maduro anuncia un nuevo aumento salarial, ¿para qué te sirven los 13 bolívares en que los vendiste? Es la mayor distorsión que puede haber”, expresó.

-En Argentina, hay un programa de “Precios Cuidados” desde 2014 con variaciones promedio de 3%. En ese país, la inflación de este año rondará el 20%. ¿En qué radica el control de la inflación allá?

Desmontaron el control de cambios y pusieron orden en el gasto público. Han corregido los errores de la economía y los precios regulados es una banda. Llevaban nuestro ritmo, pero rectificaron. Ninguna economía con control de precios o de cambio puede funcionar. 

Visto 297 veces Modificado por última vez en Lunes, 13 Noviembre 2017 20:33

La reforma de ordenanza de inmuebles, aprobada este año por la Cámara Municipal, fija alícuotas variables según su uso: residencia...

El presidente Nicolás Maduro anunció este jueves el inicio de un proceso de refinanciamiento y reestructuración de la deuda extern...

“Hemos iniciado la negociación con el hierro briqueteado en caliente y otras áreas de interés para ambas naciones que abarcan prod...

Costos asociados a la comercialización de la proteína, además de los continuos ajustes salariales y la inflación en los insumos, i...

Gobierno recurre a la vieja táctica de regular precios a costa de las pérdidas en el empresariado y desconociendo los costos de la...